viernes, 21 de noviembre de 2014

Terapia miofuncional



El presente artículo lo realicé para difundir y guiar a quienes se inician en la aplicación de la Terapia miofuncional, para transmitir los resultados y reducir la instauración de maloclusiones que hoy en día según la OMS ocupa el 3er lugar entre las enfermedades bucales a nivel mundial. Un hábito puede ser definido como la costumbre o práctica adquirida por la repetición frecuente de un mismo acto, que en un principio se hace en forma consciente y luego de modo inconsciente, como son la respiración nasal, masticación, el habla y deglución, considerados fisiológicos o funcionales, existiendo también aquellos no fisiológicos entre los cuales tenemos la succión que puede ser del dedo, chupete, labio u otro objeto, la respiración bucal, la interposición lingual en reposo y deglución infantil.

Los hábitos bucales (no fisiológicos) son uno de los principales factores etiológicos causante de las maloclusiones o deformaciones dentoesqueléticas, los cuales pueden alterar el desarrollo normal del sistema estomatognático y una deformación ósea que va a tener una mayor o menor repercusión según la edad que inicia el hábito, cuanto menor es la edad, mayor es el daño.

Si actuamos de manera temprana tendremos más posibilidades de modificar el patrón de crecimiento de los maxilares y el desarrollo de los arcos dentarios, al igual que si eliminamos el hábito deformante antes de los 3 años de edad. La Terapia Miofuncional es la disciplina que se encarga de prevenir, valorar, diagnosticar y corregir las disfunciones que pueden interferir, tanto en la producción del habla como en las diferentes estructuras del sistema orofacial, en otro sentido, es el fonoaudiólogo que colabora con unequipo multidisciplinario, la odontología, odontopediatra, ortodoncista,  cirujano y otorrinolaringólogo.

El método de corrección para el desequilibrio bucofacial, se basa en tres premisas:
  • La motivación del paciente es la clave para el éxito terapéutico
  • El éxito del régimen de tratamiento debe envolver todas las áreas de la función muscular que se desarrolla de manera anormal.
  • La nueva conducta aprendida como patrón de los músculos bucofaciales debe estar firmemente establecida como parte normal de la función individual.
El objetivo principal de la Terapia Miofuncional es la creación de una función muscular orofacial normal, y así, ayudar al crecimiento y desarrollo de la oclusión normal, incrementar el tamaño o la fuerza de los músculos, que a menudo es el principal propósito de los ejercicios musculares de otras partes del cuerpo. La principal razón de ser de los ejercicios mioterapéuticos es lograr la adecuada coordinación de la musculatura orofacial.

Estas técnicas nos ayudan a:
  • Equilibrar o compensar las estructuras óseas implicadas y las estructuras musculares a nivel orofacial y contiguas a éstas.
  • Crear nuevos patrones neuromotores de comportamiento y llegar a una generalización.
  • Mejorar la estética del paciente.
Con el objetivo de eliminar la función anormal de la musculatura oral antes, durante y después de la intervención quirúrgica la Terapia Miofuncional ofrece el equilibrio del musculo. Es interesante analizar el apoyo emocional y psicológico como influye radicalmente en el control y eliminación de los hábitos.

Recomendaciones
  • Reconocer el hábito bucal (no fisiológico).
  • Interceptar y corregir a tiempo el hábito.
  • Implementar una terapéutica con métodos mixtos en donde se integran aparatos con ejercicios.
  • Los padres ante la necesidad de usar biberón, deben elegir una tetina ortodóncica, que es más parecida al pezón materno y permite un mejor contacto entre la lengua y el paladar.
  • En casos específicos de ciertos hábitos, recurrir a especialistas para que se pueda completar exitosamente la corrección del hábito.
  • Hacerle seguimiento al caso para evitar posibles reincidencias del hábito.

Conclusiones

1.   Una de las principales causas de las maloclusiones en la etapa del crecimiento son los hábitos bucales (no fisiológicos), de allí la importancia de interceptarlos y erradicarlos a tiempo, para un desarrollo armónico del sistema estomatognático.
2.   Basado en la experiencia y en la aplicación de las técnicas de Terapia Miofuncional la presencia de hábitos orales y sus consecuencias deben ser analizadas en una labor de equipo multidisciplinario ,el fonoaudiólogo y las especialidades odontológicas, una vez el paciente haya entendido el complejo oral y los efectos de la musculatura orofacial.
3.   La Terapia Miofuncional no es un sustituto de la ortodoncia, tampoco representa la solución o respuesta absoluta a todos los problemas citados. Es sin embargo, una modalidad terapéutica más que nosotros podemos aplicar al servicio del paciente.
4.   No es sólo un método para corregir o eliminar, sino una terapia para lograr un equilibrio bucofacial del sistema estomatognático, y de esta forma, la maloclusión corregida pueda ser retenida más eficazmente.

Lic. María A. Sorrentino
Fonoaudióloga