domingo, 30 de noviembre de 2014

Pautas de higiene vocal

Este artículo está destinado para promover la salud vocal. Las pautasde higiene vocal, tienen como finalidad colaborar en la preservación de la salud vocal, no solo se limita al cuidado del sistema fonatorio sino también al de otros órganos, funciones y hábitos de vida.
  Está dirigido a profesionales que hacen uso a diario de su voz como herramienta de trabajo, como ser, cantantes, actores, profesores, abogados, entre otros, utilizan su voz como herramienta principal de comunicación y expresión.
Como profesional de la fonoaudiología,  es importante tener la misión de prevención, comenzando por una voz sana,ante posibles patologías a los que los profesionales de la voz puedan estar expuestos.Desde la normalidad se previene la patología.
Pautas generales a tener en cuenta:

- No fumar: el humo contiene productos tóxicos, su inhalación produce irritación y modificación de la mucosa del aparato respiratorio; las secreciones se tornan más espesas y no cumplen de manera eficaz las funciones de lubricación. Puede producir lesiones de roce en las cuerdas vocales.

- No abusar de las bebidas alcohólicas: debido a su acción vasodilatadora, congestionan la mucosa del sistema fonador, lo que conduce a una disminución del rendimiento vocal.
- Moderar el consumo de café, té: producen ansiedad, temblor, irritabilidad, insomnio, sequedad de las mucosas, trastornos gastrointestinales, hipertensión y alteraciones del ritmo cardio-respiratorio.
- Consumir alimentos con condimentos delicados como ser el orégano, tomillo, azafrán, albahaca, laurel, romero, nuez moscada y canela .Evitar los picantes que irritan la mucosa digestiva: vinagre, pimienta, ají molido y mostaza. Se debe recordar la proximidad anatómica de los sistemas respiratorio y digestivo. Además, no ingerir alimentos (sólidos-líquidos) a temperaturas extremas. Incluir proteínas en la dieta que favorece la tonicidad muscular.
- Sueño: dormir en un  ambiente ventilado y la cantidad de horas necesarias.
- No abusar de la calefacción o del aire acondicionado: ya que  resecan las mucosas, así como los ambientes contaminados de humo y ruido.
- Evitar la ropa muy apretada al cuerpo, que no permite un correcto desplazamiento costo diafragmático.
- No hablar durante situaciones de esfuerzo físico (bailando, haciendo gimnasia, corriendo, levantando elementos pesados).
- No utilizar intensidades vocales excesivas, ni gritar, sobre todo en situaciones de enfado o estrés ya que las cuerdas vocales adquieren cierta rigidez y pueden lesionarse.
- No hablar con otra persona a gran distancia, esta situación aumenta notablemente la tensión glótica.
- No competir con el ruido externo, por ejemplo en una calle muy transitada y ruidosa, en un vehículo en movimiento, con música a muy alta intensidad.
- No hablar con el aire residual de los pulmones, esto exige un gran esfuerzo a nivel de la glotis.
- Evitar las bocanadas de aire cuando se habla o se canta, ello constituye una agresión para la delicada mucosa que recubre las cuerdas vocales.
- No efectuar el carraspeo brusco y sonoro, irrita los pliegues vocales, es probable que se produzcan micro lesiones.
- Evitar exponerse al sol antes de una tarea profesional, ya que produce una intensa relajación muscular, incluyendo al sistema fonatorio.
- Recordar que algunos medicamentos producen algunos trastornos en el funcionamiento general del organismo, tales como: sequedad de mucosas, estreñimiento, hipotonía.
- Ingiera diariamente  líquido dos horas antes de un esfuerzo vocal prolongado o intenso, evitando las bebidas gaseosas. Este hábito colabora en la lubricación del aparato vocal.
- Evite el uso frecuente de auriculares a altas intensidades, produce un daño auditivo progresivo alterando el “autocontrol fonatorio”.
- Realice un calentamiento vocal antes de realizar un uso sostenido de la voz.
- Cuidar la postura, procurando estar erguido pero sin extender el cuello.
Las malas posturas de la cabeza y cuello tensan las cuerdas vocales.

Lic. María A. Sorrentino

Fonoaudióloga